Fainca-Group.com

La densidad de robots en todo el mundo aumenta de año en año. Los humanos y los robots trabajan juntos en una cooperación cada vez más estrecha. Esto significa que la manipulación sencilla está más solicitada que nunca. Esa es la especialidad de nuestro “nuevo chico del barrio”.
El LBR iisy es básicamente el “hermano pequeño” del LBR iiwa para la gama de baja carga útil. Está dirigido a un grupo objetivo que conoce bien sus secuencias de producción, pero que no ha aprendido necesariamente a programar robots. Con varios niveles de operador, el sistema se adapta al nivel correspondiente de conocimientos del usuario, desde la programación en Java hasta la simple enseñanza del cobot mediante guía manual.

“El llamado Commander, el panel de operador situado en la brida de la parte delantera, viene de serie con el LBR iisy, de modo que siempre tenemos un robot que es fácil de manejar nada más sacarlo de la caja”, explica Volker Schmirgel, Jefe de Producto de LBR iisy.

Como su nombre indica, el LBR iisy se caracteriza por su facilidad de manejo y programación. Por tanto, es especialmente adecuado para tareas que están sujetas a cambios frecuentes y requieren reacciones rápidas en la secuencia del proceso. Un robot que comprueba hoy las pantallas táctiles de una tableta y mañana las baterías de un smartphone: la automatización altamente flexible de este tipo de tareas es el futuro de la industria electrónica, un mercado objetivo para el LBR iisy.

Complementa a su hermano mayor.

Mientras que el LBR iiwa puede realizar tareas más complejas con una carga útil de hasta 14 kg, el LBR iisy está orientado a tareas sencillas de manipulación o montaje con cargas de hasta 3 kg. Por lo tanto, los dos robots se complementan perfectamente. Al igual que el LBR iiwa, el LBR iisy es compatible con las principales funciones estándar de la industria, como OPC UA, protocolos de bus de campo, E/S digitales y analógicas, seguridad y mucho más.

Los sensores de par de las articulaciones que también se utilizan en el LBR iiwa están integrados en los seis ejes del robot. “A diferencia del LBR iiwa, no tiene una estructura exterior de aluminio, sino componentes estructurales metálicos internos que son los responsables de la rigidez. Las piezas externas de plástico, comparables a la piel humana, hacen posible el diseño y garantizan que no sea posible el aplastamiento en los ejes”, dice Schmirgel. En términos de seguridad, el LBR iisy está a la altura del LBR iiwa y puede integrarse en cualquier entorno industrial existente.

Compacto y rápidamente desplegable.

Además, con un alcance de 600 mm, permite ahorrar mucho espacio y, por tanto, aprovechar al máximo los espacios de trabajo reducidos. Esto es algo que se demanda especialmente en la industria electrónica asiática. Otro punto a favor: el robot puede ponerse en marcha en menos de 30 minutos y reprogramarse para nuevas tareas de forma rápida y sencilla. Incluso en caso de interrupciones imprevistas, recuerda cada movimiento o actividad ejecutada y puede reanudar el trabajo inmediatamente sin necesidad de volver a enseñarlo.

Es preferible que las personas realicen actividades que requieren fortalezas humanas como la capacidad de aprendizaje, el beneficio de la experiencia, la percepción sensorial, la creatividad, la improvisación, etc. Lea en el artículo Colaboración humano-robot: el futuro de la robótica cómo un robot puede complementar estas fortalezas humanas con fuerza, repetibilidad, velocidad y calidad.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Abrir Chat
Escríbenos