Sensores De Contraste

43347_00_P_00_00_00

Los sensores de contraste son detectores fotoeléctricos de alta resolución que diferencian los objetos según su tonalidad. Los robustos sensores de contraste BKT de Balluff detectan diferencias de contraste mínimas, disponen de una elevada frecuencia de conmutación de hasta 30 kHz y son especialmente rápidos. Como permiten una alta precisión de posicionamiento, resultan ideales para múltiples aplicaciones, por ejemplo, en la industria de impresión y en la industria de embalajes.

Los sensores fotoeléctricos proporcionan una detección de objetivos sin contacto con exactitud. Emiten luz infrarroja, roja o láser, y el objetivo quiebra el haz de luz o refleja el haz de vuelta hacia el sensor para activar la salida del sensor. Los modos de detección fotoeléctrica se dividen en tres tipos principales, a saber: emisor-receptor, retrorreflectante y difuso. Los sensores fotoeléctricos pueden verificar la presencia, el color, la distancia, el tamaño, la forma y muchos más atributos de los objetivos.

El modo de detección difuso, a veces denominado de proximidad o energético, usa la reflectividad del objetivo. A diferencia de otros modos de detección fotoeléctrica, el objeto refleja la luz de vuelta hacia el receptor del sensor en lugar de interrumpir el haz de luz para accionar la salida.

Características

  • Conmutación con máxima precisión para procesos rápidos y elevada frecuencia de conmutación de hasta 30 kHz
  • Diferentes tipos de luz (láser/rojo/verde/azul o blanca)
  • Gran alcance con láser
  • Puntos de luz claramente visibles para facilitar una alineación sencilla
  • Prolongaciones de impulsos
  • Posibilidad de programación externa
  • También disponibles con señal de salida analógica
  • Ajuste sencillo mediante pantalla (también disponible sin pantalla)
  • Diferentes series para diferentes aplicaciones

Write a comment