Sensores de color

z2-18

Los sensores de color BFS versátiles de Balluff simplifican y aceleran los procesos automatizados como, por ejemplo, en la detección de tonalidades en materiales textiles, chapas pintadas y marcas de color en embalajes o etiquetas. Nuestros sensores de color seleccionan las piezas no conformes para asegurar así una calidad del producto constantemente alta y contribuir a un desarrollo fiable y continuo de la producción.

Los sensores TrueColor de Balluff ven igual que el ojo humano pero con una resolución mejor. Son capaces de diferenciar hasta tonalidades mínimas, valorando así la calidad de las piezas fabricadas. Además, realizan la comprobación con una precisión que es completamente independiente del entorno. Siempre con objetividad y resultados exactos.

Características

  • Elevada frecuencia de conmutación
  • Con o sin pantalla
  • Robustos e ideales para la industria
  • Elevados alcances de hasta 400 mm gracias a una potente fuente de luz blanca y una óptica adecuada
  • Opcionalmente disponibles con interfaz IO-Link para una sencilla parametrización
  • Diferenciación de cualquier cantidad de objetos (se pueden programar directamente 255)
  • Resolución de color muy alta
  • Parametrización específica de la aplicación

Combine este sensor con el espacio de color CIELAB, que es uno de los sistemas de color más versátiles, y el resultado es un sensor de color que se equipara con el ojo humano o lo supera. El espacio de color CIELAB incluye todos los colores posibles, que exceden el modelo de color RGB.

Ventajas de los sensores de color: el color verdadero distingue los matices de color, diferencia el metal pulido del no pulido, la luz blanca, cuenta con modo de sensor de marca de color

Aplicaciones: verificación de color, clasificación, detección de errores, detección de marca de color

Industrias: automotriz, plástica, empaquetado, gráfica, farmacéutica

 

Write a comment